Vida

Loading...

lunes, 13 de septiembre de 2010

Lectura: El siglo del conocimiento puede ser el siglo de la ceguera.

¿Conocimiento?, ¿información?, ¿consumo?, ¿tiempo?, ¿ser humano?, ¿certeza? y ¿el saber? La lectura nos invita a reflexionar sobre estas interrogantes. Nos sugiere que es posible organizar la información de modo sistemático y en favor del individuo. Hace mención de la necesidad “creada” de la información y el conocimiento. El saber esta en el cerebro de las personas.


La invitación a la reflexión sugiere pensar sobre estas cuestiones y ponerlas sobre la mesa, es decir analizarlas desde la descomposición para poder articularlas en ultima estancia. Tal ves las siguientes preguntas nos den un horizonte de comprensión ¿quien lo hace?, ¿cómo lo hace? Y ¿ para qué lo hace? Es sugerente releer, pensar y analizar entre las primeras líneas del texto: compartía sus reflexiones sobre la nueva economía y la nueva sociedad.

martes, 6 de julio de 2010

Seminario para la reflexión docenteParte 3

Parte 3
La enseñanza compete a el descubrimiento de la consciencia de los participantes। En lo que respecta al docente en el momento de la enseñanza, menciono que al presentarnos a clase, suponemos preparar las actividades que creemos pertinentes para que los estudiantes las desarrollen y hemos considerado el tiempo en que se realizarán, a decir:

primero la apertura al considerar en qué momento comienza la clase explicando a los estudiantes cuáles son los objetivos a alcanzar en esa sesión, pero es muy visible la dinámica alta media o baja por llamarlas de alguna manera, la primera cuando nos encontramos con una energía acelerada en el intercambio de saludos, la segunda cuando nos encontramos con saludos intermitentes, y la tercera cuando nos encontramos con una energía mínima। Es decir, tanto estudiantes como docentes aveces nos encontramos más activos y a veces más pasivos o viceversa।


segundo el desarrollo al facilitar los elementos necesarios que permitan realizar las actividades preparadas, verificar su desarrollo para puntualizar los logros de los estudiantes en su desempeño académico a lo que llaman rendimiento escolar así como las dificultades cognitivas, de habilidades y de actitudes que presenten estos y,

tercero el cierre al término de la sesión podemos dar una breve explicación a manera de resumen de lo observado en clase dando apertura a siguientes sesiones de trabajo académico.

Esta es la supuesta certidumbre de donde partimos; pero durante la sesión captamos diversas manifestaciones por parte del docente y de los estudiantes, pero qué hacemos al respecto, cómo observamos las diversas manifestaciones a lo que llamamos mala conducta, el estudiante se duerme en clase, cuando se ríen de qué se ríen, demuestran poco interés, los estudiantes esperan el a,b,c de cómo realizar las actividades; es decir cómo percibo las manifestaciones tanto docentes como juveniles dentro del aula en el momento de crear la clase.

El aprendizaje compete a el descubrimiento de la consciencia de los participantes. Me dispongo centrar la atención en el tiempo y espacio académico de una sesión de clase. De aquí plantear cómo perciben, comprenden y se asumen la educación los estudiantes y docentes. Estos se presentan a clase con una dinámica particular, su día comienza desde que se preparan para asistir a la escuela hasta cuando se disponen a descansar para así poder comenzar al día siguiente, lo cual implica que los integrantes de un grupo, incluyendo al docente, nos hacemos participes generadores de la dinámica grupal que se gestará durante la clase. Tal vez si comenzamos por hacer consciente que los involucrados en esa situación somos de 20 a 30 entes con historias de vida diferentes podamos concebir a primer instancia una de las complejidades del proceso educativo. Así la manera de asumirnos como entes diferentes particulariza diversas formas de interactuar académico.

La evaluación compete a el descubrimiento de la consciencia de los participantes. La evaluación como factor primordial de dicho proceso en sus diferentes fases a decir diagnostica, formativa y compendiada; favorece ser continua y permanente dentro de un periodo de tiempo y espacio específico, donde se permite revisar constantemente los logros y las dificultades del desarrollo de las actividades en que se desempeñan tanto docentes como estudiantes, también permite salvar el error para convertirlo en área de oportunidad para la mejora constante y favorecer la formación tanto de estudiantes como docentes, esto hace romper la idea tradicional de la calificación que resulta excluyente.

Conclusión partir de la incertidumbre de que se todo y nada a la vez. No hay que caer en la parcelación de que los protagonistas de dicho proceso se remiten al binomio profesor estudiante, la intención principal será ir rompiendo, en la medida de lo posible, con esa visión reducida de la realidad de dicho proceso. Tal vez convenga tener presente los múltiples factores que intervienen de forma directa en dicho proceso. No es una receta pero podemos abstraernos de nosotros mismos para así tener una toma aérea para que podamos auto-observarnos constantemente y comenzar a hacer consciente nuestra práctica académica cotidiana. Ya que a partir de nuestro capital cultural y de nuestros referentes particulares nos relacionamos y percibimos nuestro entorno y a la vez podemos abrirnos a nuevas formas de comprensión. Con suma a esto tal vez identifiquemos las resistencias académicas propias.

Seminario para la reflexión docenteParte 2 Contexto

Parte 2
La institución académica la comprendo como un sistema organizado de principio a fin, en lo micro que permanece inserto en una organización más grande, nuestra sociedad mexicana en lo macro; así menciono el carácter social, cultural, político y económico. Con relaciones de independencia y dependencia mutua, es decir uno no podría ser sin el otro.
Dentro de la escuela como garante de una institución, menciono que en lo exterior mantiene una serie de múltiples relaciones que le dan carácter de dependencia como políticas educativas, el estado evaluador, la demanda económica, social y cultural. Y en lo interior, en su carácter de independencia esta articulada por una serie de múltiples relaciones que se gestan a partir de diferentes áreas de las cuales menciono administrativa, planta docente-tutor-investigador, estudiantes, coordinadores, computo, biblioteca y sistemas escolares. Dichas áreas se manifiestan día a día e interactúan entre sí de tal forma que se convierten en la vida cotidiana académica de la institución escolar, donde se reproducen usos y costumbres que persiguen constantemente los objetivos institucionales mencionados en la propuesta educativa. La infraestructura juega un papel de vital importancia para lograr los objetivos de la institución escolar.
Así, en lo micro, el proceso educativo lo tomo como punto de partida tentativo en enseñanza-evaluación-aprendizaje, que ha de realizarse en tiempos y espacios definidos como horas de clases-aula, horas de estudio-cubículos de estudiante u otros espacios, tutoría disciplinar y tutoría de seguimiento y acompañamiento en diferentes espacios escolares. Y de manera más concreta me propongo partir de lo micro en el espacio y tiempo de una sesión de clases, para tratar de mencionar algunos de los factores que intervienen en ese momento, para diversificar nuestro horizonte de comprensión ante los múltiples significados que le podamos asignar a nuestra percepción y apreciación de las eventualidades que surgen en una de las dimensiones de la vida cotidiana académica, en el momento de dar clase.
A continuación abordo tres aspectos la enseñanza, el aprendizaje y la evaluación:

Seminario para la reflexión docenteParte 1 Introducción

Alcances del proceso de enseñanza aprendizaje evaluación en nivel medio superior:
Múltiples factores.
Parte I
Introducción
A partir de la recepción de las lecturas que sugiere el Seminario para la reflexión docente entorno al pensamiento complejo he ideado algunas reflexiones no acabadas, pero que en su prontitud comienzan a brotar, se me presentan resistencias propias que espero poder cambiar digamos la intuición, deducción y juicios analíticos que han de ser producto de mi formación parcelada que de manera irónica me hacen concebir fragmentos de la realidad en la falsa búsqueda de certidumbres totalizadoras. La crisis brota por la pretensión de aprehensión filosófica de la verdad. La crisis se manifiesta al tratar de comenzar a asumir la complejidad de la que nos habla Morin, tal vez pueda salvar el alma un poco si me sitúo como especie humana que juega y asume su rol como parte del cosmos, y no como estudiante de filosofía que creo que he dejado de ser hace algún tiempo, ya que la teoría es atrapadora porque no sirve si no la llevamos a la práctica, ante tal situación recobro ahora el legado filosófico de Sócrates la mayéutica con el planteamiento de preguntas constantes de mi torno, y el justo medio aristotélico al guiarnos con prudencia en la vida cotidiana. Así, las expectativas se vuelcan sobre nosotros antes que sobre mis semejantes al plantearnos qué asumimos y practicamos ante la vida. En este tenor doy pronta respuesta al requerimiento de vislumbrar la relación de las lecturas que propone el Seminario y su carácter reflexivo con la práctica académica cotidiana, fijo mi atención en re-pensar el carácter cotidiano docente para así poder re-interpretarlo a lo que a continuación dispongo:

martes, 8 de junio de 2010

Hacia una didáctica de la Filosofía en el Nivel Medio Superior:
De la instrumentación a la evaluación

Hablar de educación hoy día nos refiere considerar un fenómeno complejo; a lo cual, se consideran diversos factores y múltiples dimensiones que se recobran en el proceso educativo en cuestión de la gestión educativa, políticas educativas, planes de estudio, práctica educativa, sistema de tutoría, entre otros; que van acorde con la demanda política-económica-social del contexto।

En la práctica educativa, tema que nos compete a docentes y estudiantes son protagonistas de la educación. El primero, el docente y la aplicación de programas de estudio, tal vez nos veamos reflejados en alguna de las situaciones siguientes en el momento de la enseñanza, como docentes en clase no dejamos de hablar, hablamos con categorías filosóficas, hablamos de un tema y saltamos a otro, el tiempo se acabó y no terminamos la actividad planeada si es que la planeamos, se aburre el profesor, se aburre el estudiante, se acabó el semestre y me faltaron algunos temas por dar a lo que podemos responder “así que se vallan”. Si algo como esto nos ha pasado no es de avergonzarse, ni que alguien nos esté señalando por nuestro actuar docente, sino que puede ser el primer paso para hacer consciente nuestra práctica educativa, es decir, qué estoy haciendo y cómo lo estoy haciendo, es ver, escuchar y sentir lo que pasa a nuestro alrededor en el momento preciso del acto educativo. Y el otro protagonista el estudiante en el momento del aprendizaje, es pasivo, absorbe lo que el profesor dice y manda, no pregunta, todo lo entendió pero reprueba el examen, no tiene la habilidad de llevar a la práctica lo aprendido y mucho menos lo relaciona con su realidad.
No trato de hacer una descripción del acto educativo, sino, tomar estas situaciones como ejemplo de lo que nos puede suceder como docentes y estudiantes desde cómo concebimos y llevamos a la práctica el acto educativo. Como una alternativa para evitar este tipo de situaciones, en donde nos conducimos al fracaso escolar que se ve reflejado en el rendimiento académico de los estudiantes y por mencionarlo de una manera más fría en estadísticas de avance académico, contamos con la didáctica, la cual, en su concepción etimológica es criticada por Elvia Villalobos, ya que, para ella va más allá de enseñar por que la considera como un proceso de dar y recibir a lo cual menciona:
La didáctica al ser una ciencia con carácter teórico-práctico se ocupa del estudio y dirección del proceso enseñanza aprendizaje, aportando los medios para conducir al educando a los fines educativos deseados...1
Así, la didáctica es el medio para la realización de la educación como proceso, la cual, al ser una ciencia tiene tres campos de conocimiento; el primero la organización grupal, de esta nos dice que es para organizar los diferentes elementos que intervienen en el proceso del acto educativo; el segundo la instrumentación didáctica, a la cual me voy a referir; y el tercero la orientación personal, que tiene como fin lograr en el estudiante la organización y orientarlo de tal manera que sea capaz de realizar sus actos con congruencia.2
1 Villalobos Pérez-Cortés E., Didáctica integrativa y el proceso de aprendizaje, Cap. 4 pág. 48
2 Ibidem Cap. 5 pág. 53

lunes, 31 de mayo de 2010

Filosofia

LA ACTUALIDAD DE LA FILOSOFÍA
REFLEXIONES SOBRE UNA EXPERIENCIA DE LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Hablar de filosofía me remite a pensar en la concepción que se ha elaborado desde mi estancia académica, la cual corresponde a hacernos conscientes de nuestra propia realidad por medio del pensamiento mismo, el análisis de situaciones concretas y, así, poder llegar a la reflexión en nuestro actuar cotidiano.

Parece que la filosofía nos ofrece algunas herramientas como el pensamiento, el análisis, la reflexión y el razonamiento; las cuales, sirven para resolver eventualidades, acontecimientos o fenómenos concretos que se nos presentan en la vida cotidiana; pensar así no resulta conveniente, ya que, el pensamiento filosófico es mero conocimiento que se da como un proceso en la mente del sujeto, de ahí podemos recuperar la idea que la filosofía tiene en primer lugar un carácter teórico, es decir no la podemos tocar, oler, o degustar. Ese camino, el teórico, esta enriquecido por letras, palabras, enunciados, frases, textos y libros que han cambiado con el paso del tiempo, en la concepción misma que se tenga desde su contexto.

Al hablar de un contexto es importante considerar dos nociones: la de tiempo y espacio, es decir cuándo y dónde ocurre el fenómeno, ya que, no es lo mismo emitir un juicio o un acto en el siglo XVII que en el siglo XXI. Para el tema que nos ocupa, “la importancia de la filosofía o la actualidad de la filosofía” será necesario partir desde el ahora, el aquí. Podemos retomar ideas de los sabios filósofos, pero lo que si es evidente es que no estamos ni en el tiempo de Platón, ni de Descartes, estamos en nuestro propio aquí y ahora, vivimos en una sociedad definida con características específicas en un estar.

Así, recupero la idea del egoísmo en la concepción de Hobbes como una de las características que definen al ser humano, el egoísmo puede ser considerado como equivalente al propio interés, si los hombres se vuelven por sus propios interéses, es decir, de manera egoísta entonces no es posible lograr vivir en sociedad, sino vivir en una sociedad de egoísmos colectivos. Esto, resulta no ajeno al pensamiento mismo desde el nosotros, desde la sociedad en que vivimos la cual esta constituida por personas con características definidas que reproducen usos y costumbres desde el mismo estar.
Importa resaltar estas ideas desde el nosotros, desde nuestro presente, para así volver la mirada a uno mismo, a mis semejantes y poder pensar las posibilidades del actuar mismo en nuestra sociedad, es decir, qué tipo de relación es la que somos capaz de establecer con el otro mi semejante. De ahí la importancia de la actualidad de la filosofía, pero no como un conocimiento teórico, sino que el reto en cada uno de nosotros es pensar, analizar, reflexionar algún acontecimiento de nuestra vida cotidiana; y así poder llegar a la práctica en situaciones concretas y de ahí la toma de decisiones que han de repercutir en nuestro futuro individual y social.

Enrique Olivares
Instituto de Educación Media Superior del D.F.
Celebración del día internacional de la Filosofía.

Éticayvalores

Título: ÉTICA Y VALORES


PARTE I

La enseñanza de la Ética y de los valores, para quienes se inician en la docencia de la Filosofía nos aventura a un sin fin de posibilidades académicas, una de ellas es la investigación sobre algún tema que no se tiene fresco, el que desconoces, o bien, la particularidad de los referentes del estudiante, “único por cierto”, quien formará en un futuro no muy lejano parte de nuestra sociedad como ciudadano.
Según Gustavo Escobar: “la importancia de los valores en la ética y, en general, en la vida humana, es decisiva. Los valores en cuanto directrices para la conducta, son los que dan a la vida humana, tanto individual, como social, su sentido y finalidad”1

Tema delicado pero retador, para aquellos que hemos seguido el estudio de la Filosofía y hemos decidido compartir y construir junto con ellos en la práctica docente aquellas competencias que siempre esperamos les sean útiles en la vida práctica. Fijar la mirada en la triada (conocimientos, habilidades y actitudes) es algo que nos remueve el coco, y, dirige el camino por el cual andamos y caemos sin dejar de levantarnos; lo cual me recuerda que hay un abismo entre ser Lic. en Filosofía y docente en la materia de Filosofía.

Construir un lazo entre ambos polos es también una posibilidad de elección, que hace posible transmitir y construir con el estudiante, aquellos conocimientos que nos permitan observar desde su perspectiva y circunstancia histórica; así como de su etapa biopsicosocial, la construcción las habilidades y las actitudes frente a nuevos horizontes. La travesía empieza al mirarte en el espejo y reconocerte como parte de la vida misma del estudiante, con el compromiso y responsabilidad de educar en tres ámbitos de formación: crítica, científica y humanística.

Es de gran importancia para el tema que nos ocupa no dejar de lado la particularidad de la propuesta educativa en lo que se refiere a la formación crítica:

La actitud crítica corresponde en la disposición autentica de búsqueda de la verdad… cabe advertir que la verdad no es lo contrario al error o a la ignorancia (cuyo combate compete a la ciencia), sino lo contrario a la mentira, al engaño. Esto es, la verdad implica no solamente un enunciado que corresponde con la realidad, sino también la voluntad de hacer corresponder el enunciado con dicha realidad; voluntad que enfrenta no solamente un reto intelectual, sino sobre todo un reto moral.2

Si sentimos un apego a lo anterior significa que lo podemos asumir como propio, lo cual nos posibilita examinar constantemente los eventos que nos permiten volver la cara, es decir, verificar los accidentes que nos constituyen como parte de nuestra especie, y, la particularidad que jugamos ser dentro de cada ámbito que nos corresponde, en el potencial de proyección que nos encierra. Así, tratamos de comprender el sentido que tiene la práctica de nuestra labor, como un eco que va y viene, se nos devuelve perneado por aquellos quienes nos aportan el sentido mismo, los estudiantes.

Indiscutiblemente el ser humano es un ser poiético, creativo y autocreativo, está en constantes cambios. Según José Ramón Fabelo: “Pensar que el ser humano es sólo una extensión de la naturaleza es ignorar la distancia cualitativa que media entre uno y otra” 3

Qué sería el ser humano sin su experiencia, cuáles serian nuestros referentes para darle sentido a nuestra existencia, qué sería sin una revisión constante de sí misma. Qué haríamos sin sostenerle la mirada a ese sin fin de posibilidades aprehendidas constantemente y mutuamente con nuestros semejantes, sangre nueva que nos da la posibilidad de reconocernos.

Verdad encarada al vivir, caminar y compartir juntos, en el aquí y el ahora, identificar cada paso que nos enseña un estar de convivencia, sano, mutuo; en la sociedad que nos particulariza y define constantemente a partir de sus usos, costumbres y los valores que conlleva pegada al sentido mismo de nuestra existencia.

Según José Bonifacio Barba: “A partir de su experiencia personal y social, a partir de la conciencia de su dignidad y de sus aspiraciones de justicia, los seres humanos crean los valores que se han objetivado y positivizado en el conjunto de los derechos humanos” 4